Los agricultores lastrados aún, por mucha burocracia en España.

A nadie se le escapa que en la situación que vivimos, conlleva necesariamente detrás de su paso, una crisis económica que casi ya nos está tocando en la puerta a todos los españoles, ya que ahora mismo los niveles a los que se está volatilizando el dinero de las arcas del estado, no tienen precedentes en décadas. Parar completamente un país por un virus potencialmente mortal es lo que “tiene”. Sin olvidar que tratar de contentar las peticiones de todos los habitantes que componen España, no es, ni puede ser para nada barato. Máximo si los gestores políticos de izquierda a derecha, tanto de oposición o el gobierno actual , no se meten dentro de los sacrificados laboralmente, y por supuesto mucho menos económicamente. Sus sueldos desorbitados, más dietas a la par, se mantienen casi como sino estuviera pasando nada.

Es inevitable que los agravios comparativos salgan a la luz, en un fuego cruzado por una oposicion que dispara flechas acusatorias, sin tener para nada en cuenta, las prioridades que puedan haber en un estado de alarma. Con más o menos razones que puedan tener ambas partes. Pero faltando al respeto a las víctimas diarias, con este monopoly en directo, justo en medio de una pandemia, donde obviamente solo se busca la poltrona en la moncloa.

Agricultores de salón

Polémica en la que no queremos entrar, porque da igual el criterio que expongamos aquí. Ya que en España es deporte nacional llevar la razón,,, lo de llegar a un término medio, nunca ha estado dentro de nuestras opciones. Pero tal vez nos perdamos así una parte importante de una posible “solución”.

Paulo Freire decia:

“Quien instaura el odio no son los odiados, sino los que odian primero”

La pandemia de gripe de 1918, también conocida como la gripe española, fue una pandemia de gravedad, que causó 50.000.000 millones de muertes en todo el mundo. Tenía una gran diferencia con la España actual, aunque posiblemente la economía tampoco era la de hoy en día, pero por aquel entonces se dependía de mayormente economía de subsistencia, pudimos salir entre comillas de aquella gran crisis economíca por que el sector primario era relevante. Tiraba de la economía o de una parte significativa.

En la actualidad la economía ha girado 180° y desde hace muchos años la mayor inversión se concentra en el sector terciario, o factor servicios, que agrupa las actividades que no se dedican a la producción de bienes sino a la prestación de servicios: transporte, sanidad, comercio, turismo, ocio, cultura, administración… .Quitaríamos si pudiéramos a la Sanidad de éste sector terciario, por lo que hemos podido contemplar y apreciar en esto días, los ciudadanos o la gran mayoría desde nuestros hogares , habría que hacer un sector denominado vital para darles el lugar que se merecen y no descuidarlos nunca más, junto con los bomberos o cuerpos de seguridad.

Y aunque ahora se han dado pasos para tratar de ayudar al sector primario, básicamente por presión de los susodichos después de años pisoteados, y como no este confinamiento indefinido también ha ayudado a lograr que escalen puestos vertiginosamente , en lo referente a la importancia creciente, que ha adquirido para la sociedad en general , por ser parte de los que siguen activos, y de ser también aquellos encargados en primera instancia, de tratar de garantizar la alimentación en estos difíciles momentos de encierro continuo dentro de nuestros hogares, que solo rompemos para ir a comprar alimentos y poco más.

Una cadena alimentaria, que tenía puesto con anterioridad al COVID-19 sus pilares en una estructura, que en realidad lo único que perseguía era llenar los bolsillos de los intermediarios, desbordados por las riquezas acumuladas durante años y años, hasta convertirse en Lobbys.

Tenían y aún tienen el juego perfecto con el sector primario nacional por un lado atado en corto, por unas leyes de libre competencia mal interpretadas a conciencia,,, y por el otro los productos traídos de terceros países. Tanto fruta, hortalizas, legumbres, carnes, pescados etc, Que pagan a bajo coste, a las multinacionales que exportan de una manera desleal desde terceros países; Con una mano de obra casi exclavizada, con una precaria e inexistente eficacia en los controles fitosanitarios, tanto en destino o como en origen etc. En comparación con la legislación, burocracia, o controles de carácter sanitarios o fitosanitarios (esto último en lo que se refiere a productos agrícolas) , que pasan el sector primario europeo, que por supuesto es la legislación española, al ser miembro íntegramente de la UE desde 1986.

Otro lastre más a todo la escalada de inconvenientes a las que se enfrenta en la actualidad el sector primario para desarrollar su actividad, que tan importante es para lograr una soberanía alimentaria real. Es que los que están opinando o buscando el supuesto cambio a mejor de un sector que ellos ven desde el salón de su casa.

Son los agricultores de salón, o sea miembros importantes de las asociaciones más representativas de el sector primario, que dicho así,, suena muy bonito, pero que en realidad son anclas en el pasado, con pensamientos, y acciones en un sistema direccionado a los intereses del sector terciario. Éstas asociaciones mega subvencionadas por las diferentes siglas políticas que han ostentado el poder, quieren poner normativas que rayan en el absurdo total, sin priorizar la puesta en marcha del precio por encima del coste de producción que se puso hace unos meses en marcha teóricamente.

Están hablando ahora de cambio de los tractores en Extremadura, vamos de un plan renove a unos agricultores que todavía no han comenzado a cobrar su frutas y hortalizas por encima de costes, les hablan ahora con las grandes dificultades que atrevesában hace unos días, para conseguir personas para desarrollar sus labores en el campo. Que ahora ya no necesitan, ya que ahora les pasa todo lo contrario por la mala climatología y diferentes situaciones que van cambiando rápidamente.

El sector primario está vivo y tiene que ser un agricultor, pescador o ganadero que vive realmente de su trabajo , el que diga las necesidades que tienen. Porque las acciones si no son consensuadas, no favorecen a los teóricos beneficiarios, y España va a sostener todo su gastos económicos sobre los sectores que aún siguen en activo.

Como tardemos mucho en darnos cuenta, de que el que no produce, sólo acarrea gastos, y que para tratar de equilibrar esa balanza impuesta por una pandemia global, no se puede seguír con parches, ni remiendos, ni peleas inocuas, sino actuando con toda la premura y eficacia entre tod@s, eso si con márgenes para los errores como todo el que actúa.

“Porque sino vamos a convertir a nuestro país en un barco ingobernable, donde nadie podrá poner rumbo a un puerto seguro, lo importante no es quien lleva ese timón, si no toda la tripulación que va en el interior de ese barco, que en realidad se hace cargo de nuestras vidas”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s