Asprocan ¿ Ayuda o Problema para los agricultores plataneros Canarios?.

Antonio González Viéitez, economista, escribio sobre el hundimiento de los precios del plátano tras haberse forzado al alza (noviembre 2006) hasta reventarlos, y de la necesidad de que la organización que agrupa a los productores canarios sea democrática y transparente. En la columna “Notas de economía rural” de la edición impresa de nuestra revista[En PELLAGOFIO nº 32 (1ª época, mayo 2007).]

COMENTA VIÉITEZ EN EL 2006 : “ASPROCAN ES UNA ORGANIZACIÓN QUE AGRUPA A TODAS LAS OPP (EMPRESAS PLATANERAS), QUE HA ESTADO MUCHO MÁS PENDIENTE DE COMPETIR, A VECES CON ENORME RUDEZA ENTRE ELLAS MISMAS, QUE DE HACER FRENTE DE MANERA CONJUNTA A LAS ESTRATEGIAS DE LAS MULTINACIONALES BANANERAS”

Aún hoy en día los consumidores y otros sectores agrícola de España, tienen la creencias de que el productor Canario de plátanos está hiper subvencionado. Y en algo tienen razón la subvenciones al plátano de Canarias se han dilatado aparentemente en el tiempo y en exceso.

Pero los agricultores del plátano Canario quieren defenderse en este artículo, sin dejar de hacer autocritica y hacer mención especial a la mala gestión, a la par que interesada de la cara visible del PDC (Plátanos de Canarias). Donde se aúnan las seis organizaciones productoras plataneras de Canarias.

Por ANTONIO GONZÁLEZ VIÉITEZ

En los primeros meses de este año han ocurrido dos cosas de extraordinaria importancia. La primera es el éxito de los negociadores canarios y españoles, al obtener de la UE una formidable ayuda para el cultivo consistente, como se recordará, en 141 millones de euros anuales para los plataneros canarios, lo que refuerza su confianza y sus expectativas. La segunda, de muy otro signo, consiste en el mantenimiento, durante los últimos meses, de unos precios ruinosos del plátano en la Península. Lo que hunde su confianza y sus expectativas.

Me ceñiré aquí a comentar este segundo aspecto, recordando cómo el hundimiento de los precios se debió a que se les forzó al alza (noviembre 2006) hasta reventarlos. Y cómo ese error se mantuvo hasta la extenuación por parte de Asprocan, colocando el precio del plátano canario muy por encima del de la banana americana. Y lo que vino después lo sabíamos todos: enormes excedentes de plátanos sin vender, precios en caída libre y espectacular subida del consumo de la banana. Hasta el punto de que, en la actualidad y con un ascenso imparable, la banana ya supone un tercio del mercado peninsular. Y, lo más preocupante, en el mercado catalán, el que marca siempre las pautas para el resto de los mercados españoles, la banana ya supone la mitad de todo el consumo. Las cosas así, lo único que se podía hacer a corto plazo fue “picar” el plátano y dejarlo aquí en el archipiélago para disminuir la presión sobre los mercados. Lo que viene suponiendo un tremendo palo para los cosecheros, especialmente los más débiles.

Algo que pasa exactamente igual en la actualidad, en pleno 2020 con la diferencia que cada vez los mandatarios del plátano de Canarias se han sumergido más en la comercialización de frutas y hortalizas, y cada vez son más descarados, cuando no tienen salida para la banana que compran con anterioridad, no se cortan a la hora de mandar camiones de plátanos en perfecto estado a los vertederos del archipiélago Canario, con más delito aún si cabe, ya que estamos bajo el peso de la incertidumbre de si tendremos alimentos suficientes, para cubrir la demanda de la población, con este peligroso COVID-19 que tiene en confinamiento a toda España.

Ahora pasamos a dar respuesta a lo de las subvenciones, que para nada es un intento de justificar las excesiva y mal usadas ayudas para tratar de tapar la bocas de los sufridos cosecheros, cuando tienen que producir muy por debajo del coste de cultivarlos. Acostumbrados ya desgraciadamente, durante todos estos años por una muy mala he interesada comercialización, por parte de un poderoso Lobby que se esconde detrás de la cabezas visibles de Asprocan.


Lo primero que hay que remarcar ,son que las subvenciones han sido más un problema que una solución. Lo segundo, son que las cantidades que perciben los agricultores son 34 céntimos por kilo de plátanos, si los cultivas al aire libre y 32 céntimos por kilo de plátanos cultivado dentro de invernadero, es exactamente lo que recibes de las ayudas del POSEI.

Pero contando que cultivar un kilo de plátanos antes de su llegada al almacén, cuesta de media 44 céntimos, a los que hay que añadir otros 40 céntimos de escandallo.
Pero primero vamos a no vanalizar el esfuerzo de los agricultores, y vamos a detallar las diferentes labores que hay que efectuar para cultivarlos; Aproximadamente son siete meses si el plátano viene de una planta que ya ha producido un piña de plátanos, hay que regar esa mata con 25 litros de agua por plátano al año.

Aproximadamente tiene unos doce o catorce plátanos cada manilla. Esos riegos al platanal se le dan periódicamente, con diferencias entre 7-10-14 días, si no es por goteo que es a diario, con sus respectivas abonadas (entre 1200 euros y 1400 euros por fanega, o 2400-2800 euros hectárea).

El agua prácticamente lo mismo, más o menos depende de la zona.
Mientras, hay que limpiar aspersión, regar, labrar, deshijar, dejerepar, estaconar, estaquillar,, desflorar, embolsar, quitar mamones tres a cuatro veces al año , poner estiércol o pinillo.

A todo lo anterior, Súmale la mano de obra del almacén, donde hay que desmanillar, empaquetar, paletizar y transportar cada kilo al puerto, mediante trailers, luego subirlo a un barco y llevarlo a península, al puerto de Cádiz, que está aproximadamente a 1796 kilómetros, y si es al a Bilbao, hay que pagar un arrastre mediante camiones de aproximadamente 6 céntimos, porque está a 2531 km de las Islas Canarias .

A todo esto también hay que pagar a los maduradores, etc. Todo esto tiene un coste de 80-85 céntimos. Pero el plátano tiene un contingente aún, ha habido un contínuo descreste arancelario. Se percibe por parte del Gobierno unos 77 dólares por tonelada de banana que entra en España, compensando con demasía las subvenciónes percibidas. Con todo esto, queremos solo hacer un resumen, pero aún podemos seguir aportando datos.

Tenemos unos competidores que actúan de una manera desleal, porque esas multinacionales bananeras llegan a pagar dos o tres euros por día a sus muy vilipendiados trabajadores. Por no hablar que fumigan con avionetas con productos fitosanitarios con alto riesgo de toxicidad , estando aún los trabajadores en los campos de banana. Pero como esa banana entra por puertos europeos, muchas veces es muy complicado subirle las exigencias de fitosanitarios etc… y mucho menos, que las personas que cultivan dicha banana tengan unas condiciones dignas de salario o de cumplimentar unas normativas apropiadas sobre riesgos laborales.

Resumen, sí, realmente cobramos subvenciones , y la vida para todos los agricultores de España debería ser sin subvenciónes, vivir únicamente con lo que recibimos por cada kilo de plátanos. Además, los consumidores tampoco deberían pagar precios tan altos por la fruta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s