Cuando aún se vivía de la agricultura.

By Cristian :Dedicado a las y los agricultores del tomate en Gran Canaria.

Recuerdo aquellos años cuando empezabas un proyecto agrícola por primera vez. El proyecto que comenzaron mis padres, millón y medio de pesetas(9000 €) solo para comprar un trozo de terreno de algo más de media hectárea. Parecia una locura, donde subvencionaban solo los intereses del préstamo necesario para las mejoras para ponerlo en producción.
Una época que para comprar la tierra había que ir al banco donde los inteteses esta vez no subvenconables eran el 16 – 18% anual, por lo que en 5 años pagabas el doble del dinero prestado. En esos tiempos el banco te escuchaba, con esos intereses y corto tiempo de devolución como no. Pero el campo con trabajo y seriedad te permitía , LEANLO BIEN, te permitia pagar en 5 años el préstamo y además sacar la familia adelante.
Mi pueblo, en el año 1989, fue el segundo con mayor renta per capita de toda España, ahora es el pueblo mas pobre de Canarias.

Hablo de un pueblo agrícola, que con tomates de exportación vivía bien, sin apenas subvenciones, plantando en tierra que tenía menos gastos, que la supertecnologia actual de plantar en sacos de coco o lana de roca, menos “guano”, menos agua. La parte mala, hay que reconocerlo, los productos fitosanitarios muy tóxicos que han ido desapareciendo gradualmente. De eso se ha preocupado la UE con buen tino.
Donde no han tenido tino es en preocuparse de la Agricultura Europea de verdad, quiero decir de los pequeños y medianos agriculturores. Han subvencionado con cantidades ingentes sin preocuparse de quien se aprovecha de ese dinero, cuando lo que de verdad se necesitaba era un precio por encima de costes.
Las subvenciones han servido para enriquecer a los terratenientes, a los distribuidores; que han bajado lo que pagan a los productores agrícolas, con la excusa que tienen subvencion, y así obtener rendimientos de varios cientos en porcentaje.

Rafael Domínguez es un ejemplo de aquellos agricultores, que comenzaron siendo tomateros y aún continúan. Aunque algunos de sus hijos son plataneros hoy en día. Esas generaciones que nos preceden, fueron un ejemplo de una lucha encomiable por labrarse un futuro.

El cometido de las subvenciones en su origen era que el ciudadano europeo comprara comida más barata, poque dedicaba un porcentaje muy grande de su salario solo para subsistir. Pero la UE hizo un doble juego con la justificación de un gran presupuesto en agricultura, no solo dejó a sus anchas a distribuidores, grandes lobbys y terratenientes, además dejó entrar todo producto lejano que solo traerlo contamina una barbaridad. Y también jugó con los ciudadanos.
Primero dañando la imagen del agricultor, haciéndolos pasar por subvencionados y llorones.
Segundo, no les bajó la cesta de la comida.
Tercero y más important,e jugó con su salud, ya que los productos foráneos tienen gran cantidad de pesticidas cancerígenos.
No suficiente con todo esto, además promovió que desalmados de paises foráneos y europeos, salieran en bandada a cultivar fuera de la UE, para aprovecharse de los bajos salarios, escasas obligaciones de sanidad y pensiones, más la facilidad de producción por precios bajos, de tierras y minimas exigencias fitosanitarias.

La explotación de los trabajadores del campo en terceros países por las grandes multinacionales no es algo nuevo para el europeo. Pero la UE lleva muchos años dándole la espalda, por acuerdos comerciales de todo tipo.

Todo eso redundó en una agricultura dentro de la UE insalubre a nivel mental para los agricultores, que tienen que esforzarse hasta la extenuación, para competir con lo de fuera (aún teniendo en teoria preferencia comunitaria) que es mucho mas facil de producir y obtener beneficios.
Con ello se reforzó en esos países no comunitarios, la promoción de una agricultura totalmente contraria a la ecológica, a las buenas prácticas agrícolas, ya que explotan al máximo tierras sin importar que en un tiempo ya no sean productivas. Esto también favorece la destrucción de ecosistemas para poner más terrenos en producción, con los que recuperar rendimientos y ocupar el % de mercado que pierden los europeos, al dejar de producir por los bajos rendimientos de la producción local.
La UE tendrá que replantear muchas cosas, porque lo que haga de aquí en adelante, no solo afecta a la producción interna, sino que tiene consecuencias a nivel mundial en contaminación, destrucción de ecosistemas, y nivel de salud y vida de los paises productores dentro y fuera de Europa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s