Como decirte que para ganar, no hay que inventarse la historia.

Esa idea es bastante demagógica. En primer lugar, por cuestiones históricas. La primera de ellas es que el NSDAP, el partido nacionalsocialista obrero alemán, fue creado en 1920 como un partido menor y, posteriormente, fue tomado, mediante una alianza, por la extrema derecha alemana. En todo caso, el nombre es contradictorio, pues no parece compatible ser nacionalista y socialista. Pero, quizá, un argumento bastante relevante es que lo primero que hicieron los nazis fue ir contra los socialdemócratas y socialistas, hasta el punto de que fueron perseguidos y, finalmente aniquilados en campos de concentración o considerados como presos políticos. Es llamativo que la derecha conservadora alemana no ofreció apenas resistencia al nazismo y cargaron con ese peso los socialistas y socialdemócratas, los cuales fueron considerados como los grandes enemigos por parte de los nazis. Por desgracia, las víctimas socialdemócratas y socialista alemanas no creo que compartan esa idea, más o menos ingenua, de que el partido nazi tuviera nada de socialista. En el plano ideológico existe poca conexión entre la socialdemocracia alemana y las políticas de los nazis, aunque puedo entender que, en un trazo muy grueso, un liberal en lo económico podría decir que ambos defendían que la economía debía ser intervenida, aunque con intenciones muy diferentes. Finalmente, sobre el nombres de los partidos, es importante observar que en muchos casos, por cuestiones históricas, no se corresponde con su ideología. Así, por ejemplo, el partido socialdemócrata portugués no es socialdemócrata, sino que es conservador, es decir, es la derecha portuguesa. O, por aludir a algo cercano, el Partido Socialista Obrero Español no es estrictamente socialista, sino socialdemócrata, aunque fuera socialista, de manera muy general, cuando se fundó a finales del siglo XIX. Y así hay ejemplos para aburrir. Entiendo que sea gracioso y hasta curioso observar que el partido nazi se llamaba a sí mismo socialista, pero ningún teórico político o historiador aceptaría considerarlo como un partido socialista, ni pertenece a esa tradición, ni sus ideas lo eran, además encontraron su mayor oposición en los partidos socialistas europeos, ni pertenecieron a ninguna internacional socialista ni, en definitiva, representaron los valores del socialismo de su época.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s