La dura “realidad” para muchos agricultores en el plátano Canario.

Ell@s casi no salen “ya” de su casa, para ninguna parte, para no gastar un céntimo, si pueden, tienen que esperar por la próximas ayudas de Europa. Otro año que no hay sino para ir escapando a duras penas. Pero se conforman los unos a los otros diciendo; “Quizás el año que viene será mejor”..

Mientras, los niños en la casa le anuncian: “Mami los libros este año son muchos más caros”.
El padre, después de saber la noticia de que este año el colegio le supondrá otra pesada carga económica, se dirige a poner combustible en su viejo vehículo, que todavía está pagando a letras..
Y contempla al pasar por la gasolineras que el combustible ha vuelto a subir..

Pasa por el pueblo y ve como las tienditas de ropa y demás, están prácticamente vacías..
Piensa con tristeza: “Otros que tienen que esperar por las ayudas, para ver si pueden continuar abiertos”, o al menos eso es lo que me dice mi cuñada, que tiene una tienda de ropa en la zona.

Nuestro protagonista, nuestro agricultor de mediana edad, sigue cada vez más “triste”, de camino a sus fincas..
Y por un momento se le pasa un pensamiento más oscuro aún por la cabeza, y que lleva evitando varios días, no quiere ni valorar esa realidad.. “Si los precios de los plátanos me tocan malos para el año que viene, ¿como sacaré mi familia adelante?”.

Pero pronto trata de ponerse la tirita en esa supuesta terrible posibilidad, se autoconvence de que las palabras de su gerente, que es el que tiene experiencia en esto de comercializar son ciertas..
El gestor de su cooperativa le dice” que el problema es que la gente hoy quiere vivir como ricos, trabajando poco”, pero que si consigue unas faneguitas más podría vivir muy bien como lo hace fulano que tiene 20 fanegas”.

Nuestro sufrido cosechero reflexiona sobre la cuestión, pero aunque hay cientos de cosas que no encajan, entre ellas el tren de vida de su gerente, porque aunque suelen comentar unos pocos acólitos que suelen andar con el ; “Que gana poco para lo que hace dentro del empaquetado “.

*El se pregunta; “Si los gerentes vigilan celosamente el funcionamiento interno del almacén, controlando gastos y demás, ¿porqué el resto de la junta rectora o directivos que llevan ya media vida al frente de su cooperativa, se los encuentra uno a diario alrededor de los empaquetados? , ¿Quién diablos se ocupa de que su fruta se venda a un buen precio en península? De que se venda a un precio razonable, para que nosotros podamos mantener las fincas o a nuestras familias.

En definitiva, piensa el supuesto protagonista de esta historia, que simplemente es uno de esos sufridos agricultores que van a su platanal, con miedo a sus propios trabajadores, los que en su día pusieron entre todos los socios del empaquetado, para que los ayudaran a comercializar sus producto, su PDC.
Ahora son los amos y señores del mismo, respaldados por unos estatutos ambiguos , con muchas interpretaciones, que sirven de subterfugios, mayormente para vilipendiar a menudo los derechos a la información de los productores locales, que se dedican a cultivar unas piñas de plátanos, que cada vez le pesan más, con tanto intermediarios adheridos que viven bien sin pisar ni una sola vez en el campo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s