Los delincuentes campan a sus anchas en La Palma.

Los delincuentes campan a sus anchas en La Palma, al menos estos tres o cuatros individuos que merodean los llanos de Aridane y la culpa no es de la administración pública, si no de la justicia para variar.

Por desgracia una isla que destacaba en un pasado cercano por la paz y la tranquilidad que reinaba en sus municipios, está siendo asolada por una banda de delincuentes, muy conocidos a nivel local.

Pero trágicamente, amparada por algunos jueces o más específicamente por algún juez en concreto, es una banda de delincuentes juveniles o quizás ya no tanto, que tienen entre tres y cuatro componentes, que se dedican ha múltiples hurtos, tanto al robo de aguacates, como a constantes allanamientos de hogares privados, robos en gasolineras o comercios, además con total impunidad.

Siempre respaldados por el conocimiento a la perfección de la ley, mediante abogado incluido, ya que las fuerzas del estado, tanto La Guardia civil, como la policía local, ven como el resultado final de atraparlos in fragante, tiene consecuencias 0 para estos personajes relativamente jóvenes, debido también a que la Justicia de los tribunales Palmeros, vierte al vertedero de lo inútil, el esfuerzo de los agentes de la ley.

Estos contemplan como estos amigo de lo ajeno, están en la calle casi de inmediato, poniendo el corazón de los Palmeros, en un innecesario y constante sobresalto, para más inri, estos personajes que suelen rondar la zona de los llanos de Aridane, y sus alrededores ampliando su ratio de actuación a los municipios colindantes a menudo, moviéndose en vehículos de renta car, para dar sus pequeños palos, no se cortan en publicitar los beneficios de sus fechorías en las diferentes redes sociales.

Sabiendo como la mayoría de malhechores de hoy en día, perfectamente sus derechos para salir airosos de estos actos delictivos, consideradas simples faltas y según el calibre de la acción se le da más o menos gravedad.

Pero la cuestión es que verdaderamente los ciudadanos isleños, son los que sufren en sus carnes, la excesiva benevolencia de una justicia que por lo que parece, no se hace responsable, con su toma de decisiones de estos gangsters modernos, que son violentos en sus vidas diarias, ya que no se esfuerzan en esconder sus identidades y los viandantes temen por su integridad, ya que saben de la permisividad con este tipo de sujetos.

*Sabemos que el deseo de los lectores por que se publique los nombres de estos malhechores locales, en nuestro artículo, pero al no disponer de una sentencia en firme, que los condene a un acatamiento de una sentencia previamente puesta por un juzgado, la justicia ampara bajos diversas leyes sus derechos a la privacidad, siendo constitutivo de delito por parte del autor de la exposición de sus nombres o fotos*, porque paradojas de la vida, la ley si protege a este tipo de individuos..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s