¡Thomas cook! .. Historia de una muerte anunciada

Hoy nos hemos levantado todos con un sabor amargo ya que a primeras horas de la mañana hemos conocido la fatal noticia ;la quiebra del touroperador más antiguo del mundo (178 años de historia). Los que pertenecemos al mundo del turismo llevábamos meses viendo cómo este gran grupo turístico se desangraba poco a poco y ya sabíamos que más pronto que tarde derivaría en el final que esta semana hemos tristemente presenciado.

Hay una queja general y permanente por el personal aeroportuario, los profesionales isleños del turismo hablan “de la implicación casi inexistente por parte de los gestores políticos, tanto a nivel nacional, como del archipiélago Canario, y del poco compromiso a la hora de paliar estas situaciones tan graves para la economía Canaria” .

Entre los compañeros del sector comentamos lo duro que es que ocurra en este preciso momento en el que comienza la temporada alta y nos quedamos también un poco atónitos al saber que esto va a repercutir en la segunda mayor repatriacion de británicos desde la segunda guerra mundial y como no se ha podido parar esta quiebra sabiendo que ahora se perderán miles de plazas hoteleras y puestos de trabajo. El margen de maniobra para recuperar la temporada es prácticamente imposible debido al corto espacio de tiempo del que se dispone para poder conseguir las numerosas conexiones que nos aportaba la compañía hasta ahora.

Solo en los primeros 8 meses del año el grupo Thomas Cook trasladó a más de 2,4 millones de pasajeros a España, esto hace saltar todas las alarmas ya que el nivel de la crisis a la que nos enfrentamos se desconoce, lo que está claro es que tendrá pérdidas incalculables porque además este grupo contaba con las islas como destino preferente para sus clientes.

Pero a la vez me hago una pregunta ¿cuántos años llevo escuchando a muchos representantes del sector primario reclamar el peligro de centrar la economía canaria sólo en el turismo mientras la agricultura y la ganadería se abandonan? Esto supone una vulnerabilidad como la que vemos. Reflexionar y mejorar para cambiarlo antes de que tristemente vivamos en una tierra de cemento y nos demos cuenta que los ladrillos no se comen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s