¿Nos creemos dioses?.

Nuestra costumbre de abrir los ojos cada mañana y respirar de nuevo, “eso si”, cuando podemos seguir teniendo esa suerte, durante una temporada indefinida, ese espacio de tiempo prestado que vivimos de pura chiripa en ocasiones, en el que cada uno de nosotros podemos llegar a habituarnos a existir físicamente en este hermoso planeta, al cual por más dinero que logremos tener, no nos va pertenecer nunca, ni van a regalarnos un solo momento más en el, de lo que el propio destino que tenemos asignado por las múltiples casualidades y circunstancias, hacen que sobrevivamos a diario, por eso no deberíamos olvidar nunca que nuestro sendero en este planeta tendrá una conclusión antes o después, simplemente por estar vivo,,,. Ya que no pasaremos nunca de ser simplemente mortales. Entre otras cosas, después de ir creciendo, con el dinero o los objetos, jamás volveremos a disfrutar como en la infancia, si no tratamos de que la conciencia permanezca limpia,, y este camino solo es en una única dirección, el hecho de tener unas horas, minutos y segundos asignados, que cada cual puede disfrutarlo como crea oportuno, ¡ pero que lleguemos a creer, que el más listo, es el más que tiene! .Permitan que lo cuestionemos, aunque lo más seguro es que la mayoría lo piense así! ,debido a que vivimos en un continuo bombardeo publicitario, pero el verdadero problema es mucho más complicado que lo que puedas llegar a tiener, si no lo que eres capaz de hacer para conseguirlo, porque si lo has conseguido destruyendo el planeta o a los demás, seguramente hayas perdido por dentro tu esencia como ser humano … Y ya habrás dejado por detrás algo que nadie puede comprar, es el cariño y el amor de los demás, por lo menos el verdadero, ya que la mirada limpia una vez que se oscurece jamás recupera su brillo y sobre todo si no tenemos escrúpulos por lograr más y más para nada, a veces estamos tan perdido y nuestro egoismo se ha hecho tan fuerte en nosotros, que es dueño de todo el espacio que necesitamos para tener paz interior, y la realidad nos acaba por salpicar, no hemos ganado nada, si no perdido de algún modo, si no tratamos de ayudarnos para convivir mejor, porque nuestra ansiedad por resolver que podemos adquirir para que nuestra vida mejore, ya que queremos ser felices a toda costa, continuara en el mismo lugar de siempre, haciéndo acto de presencia una y otra vez en nuestra mente, a poco que nos aburramos del juguete nuevo, solo hemos engañado a nuestros sentidos unos segundos más para olvidar que vamos a ir al mismo cementerio que todos, por eso el único legado que de verdad queda, es el bien que hemos hecho, eso si es realmente inamovible,, ese acto o esa piedrecita que hayas podido poner en pos de los demás, para que siga habiendo en este mundo, esperanza e ilusión por vivir en los que nos sucedan a nosotros, ya que un día seremos de algún modo ellos, en un futuro no tan lejano , o en ocasiones,¡¿no es cierto cuando contemplamos a niños jugando, que muchas veces recordamos lo que sentíamos en nuestra infancia? ! Porque no somos dioses!! , como dice este sabio y campesino, que contempla el mundo desde otra perspectiva que la mayoría.

.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s