CON LA IGLESIA HEMOS “TOPADO” , Rubén Gallego el cura más Boato.

Unos lloran su pérdida y los otros celebran con él una fiesta de bienvenida. El traslado de Rubén Gallego, natural de San Pedro de Los Oteros (Matadeón), como párroco de Garafía movilizó a los vecinos de la pequeña localidad con el único fin de que el Obispado renunciase a la reestructuración.

Rubén Gallego, el sacerdote leonés, se ha convertido en el símbolo de una de las mayores revoluciones , que la isla Palmera haya vivido en muchos años, contra la Iglesia católica.

Cristianos y laicos, en unos movimiento que parecen desorganizados, pero en realidad resultan curiosamente armoniosos, se han puesto de acuerdo a la hora de intentar frenar el destierro al que el Obispo de la Diócesis Nivariense de Santa Cruz de Tenerife, el palmero Bernardo Álvarez, someterá irremediablemente a Rubén Gallego tras las confirmaciones que se celebran este mismo domingo en la parroquia de Barlovento.

Esta lucha ha conseguido aglutinar a tres ayuntamientos y sus respectivas comunidades religiosas, los municipios de Tijarafe, Barlovento y Garafía, para pedir al obispo Palmero, una rectificación que no termina de llegar y que, quienes conocen de cerca al máximo representante de la Iglesia en la provincia, aseguran, no llegará.

Gallego llegó a “la isla bonita” con 35 años desde un pequeño pueblo de León y revolucionó a la población local, por su alegría contagiosa, por sus eucaristías plagadas de referencias a los parroquianos y a sus quehaceres y preocupaciones, por la celebración de comuniones en las que introducía ingredientes divertidos y singulares, pero sobre todo por “excederse” en su actividad pastoral de sus obligaciones, hiendo y viniendo con su coche deportivo en visitas a personas mayores de barrios alejados de los núcleos de los pueblos y deshabitados.

También por sus aficiones, especialmente aquellas que tenían que ver con sumarse, como uno más, a las fiestas más tradicionales de la Isla Bonita, tales como la multitudinaria celebración de Los Indianos, referente del Carnaval palmero, pero también a otras como El Borrachito Fogatero, la Fiesta de la Peluca o la Polvacera de Los Llanos de Aridane.

El pueblo de Barlovento tiene clarismo , que la partida obligatoria de “Rubén”, es totalmente injusta.

Conservador en algunos asuntos cruciales para la Iglesia, en otros asuntos se ha manifestado abiertamente progresista, con una visión renovadora de la vida en la fe desde una evolución de los tiempos y la sociedad. Crítico con los suyos por asuntos tan turbios como la pederastia dentro de la Iglesia, por el daño moral y psicológico que han causado a miles de familias en todo el mundo, pero también por la grieta que ha abierto en la estructura eclesiástica, una estructura de la que se siente parte y que defiende con vehemencia.

Rubén ya fue “desplazado”, pese a la oposición de todo el pueblo de Garafía, con la tasa de población más envejecida de Canarias y donde logró llenar las iglesias de los barrios donde daba misa, invitando a los jóvenes a participar, participando en excursiones y fiestas locales de la mano de los pocos jóvenes de la zona, luego desde dentro de la iglesia, a donde consiguió llevarlos contagiados por un mensaje alegre y alejados de prohibiciones y tabús.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s