El “ocaso” de Las cooperativas plataneras

Las cooperativas plataneras que contemplamos en el archipiélago Canario, a poca distancia de nuestros hogares y prácticamente todas la de España, nacieron de un sentimiento de impotencia del pueblo, de los campesinos y de la opresión tan fuerte a la que se veían sometidos, por los terratenientes o aguatenientes, ya que sometían a los agricultores a una explotación que rayaba la exclavitud.

Muchas personas arriesgaron su vida en medio de una dictadura, para tratar de formar unos grupos de plataner@s, de carácter asociativo, entre cosecheros, dentro de una nave y en ocasiones ni tan siquiera eso, querian respirar libertad, dentro de una sociedad llena de opresión, de miedos, de terror, algunos fueron inclusive a la cárcel por buscar la manera de que los agricultores se independizaran del cacique de turno. En aquella época tan despiadada con los derechos de los trabajadores o de los productores plataneros, se crea una clara división entre los ciudadanos de la época dedicados en su mayoría al campo.

Salieron triunfantes los últimos, porque la sensatez se hizo paso, hasta la actualidad donde la comodidad de nuestros días, ha hecho que en las cooperativas plataneras se cambie gradualmente la intencionalidad de las mismas, la importancia de los socios fundadores ha sido relegada a un segundo plano, por los trabajadores del empaquetado, sobre todo el denominado Gerente,(el único al que se le exige cierta preparación académica) es un trabajador con muchas funciones delegadas, con la finalidad, de que tenga más libertad de movimientos a la hora de gestionar y organizar la cooperativa, su puesto suele ser mucho más longevo en el tiempo, que la directiva de los empaquetados.

El problema es que termina enseñando a los agricultores elegidos para dirigir el empaquetado, muchas veces a conveniencia de sus intereses, que pueden ser productivos para la mayoría o no, pero desplazando gradualmente, aunque de una manera alegal, el organigrama configurado por miembros elegidos de la sociedad de agricultores, denominados “Junta rectora” o lo que es lo mismo, la directiva ya mencionada.

Hasta tal punto que en ocasiones suelen dirigir el empaquetado como si fueran el presidente de la cooperativa o incluso ser el presidente de la organización que aglutinan las 6 organizaciones productoras plataneras de Canarias o sea “Asprocan”.

Todas estas circunstancias anómalas, suceden al margen del Gobierno de Canarias, dado que las cooperativas se rigen por las bases cooperativistas. Partiendo de que tienen su propias leyes internas, aprobadas por decreto de ley en su día, las acciones por parte de los dirigentes políticos, están muy limitadas y las cooperativas en sí se han ido alejando gradualmente de los intereses de los profesionales del campo para acercarse descaradamente a la de las organizaciones productoras plataneras, que se han vinculado directamente o indirectamente, con las multinacionales bananeras, con la excusa de que no tienen plátanos de Canarias suficientes para cubrir el mercado, y necesitan Bananas para no perder ese nicho de mercado, pero la realidad es que anualmente pierden cuota de mercado en favor de la banana.

Por eso podemos afirmar que las cooperativas, están en una rápida decadencia, a la cual solo se le podrá poner fin, de mano de sus agricultores, que obviamente serán los más perjudicados a corto plazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s