Algunos buscan terminar con el buen momento del PLÁTANO DE CANARIAS.

De los precios que contemplamos en los lineales de los supermercados, al agricultor no le llegaban ni un 5% del beneficio total.

Este año sin duda, ha sido espectacular en cuanto a los precios que han sido percibidos por el productor del plátano por su labor en el campo. No queremos entrar en comparativas de gráficos, o en estadísticas numéricas, debido a que hay varias fuentes especializadas en estos apartados, como el magnífico blog, “Hojas Bananeras”. Nosotros nos limitaremos a hacer unas cuantas reflexiones y como no, agravios comparativos con períodos anteriores, sobre uno de los años, que de momento ha dejado tras la estela de sus meses, hasta llegar a octubre del 2018, en el mes que nos encontramos, una buena rentabilidad a los agricultores del plátano de Canarias, en más de 20 años.

Lo cierto, es que cada dos o tres años en algún mes puntual, mejoraban de dos a tres semanas los precios de retorno al profesional del cultivo, la situación se estaba agudizando críticamente, llegando al extremo de vivir prácticamente de las ayudas a la producción, o de la más conocida subvención semestral que son aproximadamente 34 céntimos por kilo de plátano producido al aire libre y 32 céntimos si era en invernadero. Y lo más sangrante es que el costo de cultivar un plátano para el agricultor ronda los 45-50 céntimos, que si le sumamos la cuantía de empaquetarlo y transportarlo al destino, que le suma en mano de obra la cooperativa, son unos 80-85 céntimos.

Pero, es en este año, concretamente desde mediados de Enero, cuando el precio ha ido creciendo progresivamente fuera de toda lógica, inclusive con marcas de kilos de plátanos enviados al mercado para su venta, superiores a los 9.000.000 millones de kilos semanales, cifras que en el pasado eran catastróficas para el bolsillo de los plataneros, y todo parece ser debido a la confluencia de circunstancias: Entre ellas, la existencia de una tumultuosa situación entre las organizaciones productoras plataneras, que a modo de empresas privadas tenían establecida un reñida competencia por cuestiones relacionadas con la comercialización, como la consabida y temida retirada de fruta del mercado, o más conocida popularmente como “Pica” , llegando a producirse una peligrosa fragmentación de las organizaciones del subsector.

Interviniendo fuera de todo pronóstico, el propio Gobierno de Canarias, empleando una estrategia, con una más que solicitada presión por parte de uno de los movimientos de productores que más han tenido que ver en estas circunstancias por muchos motivos y que ya hemos nombrado en reiteradas ocasiones en artículos del Surco Palmero. En ese momento había una seria incertidumbre, llegando a insinuarse por parte del Gobierno que si no se ponían de acuerdo otra vez rápidamente, actuarían sobre las cantidades de kilos necesarios para ser una OPP, que subía drásticamente a los 100 millones de kilos de plátanos, y si al final no hubieran tomado la alternativa de seguir unidas de nuevo, que era obviamente la opción más beneficiosa para todos, a la hora de poder ser más contundentes cuando se abordan las difíciles operaciones de comercializar fruta fresca, en un mercado global donde tienen un adversario que es infinitamente más poderoso como es la Banana que va de la mano de grandes multinacionales y con grandes producciones.

Se hubieran reducido de las 6 actuales O PP existentes a 3, ya que antes y ahora siguen establecidos en 30 millones, que es lo que el gobierno exige en la actualidad para poder optar a percibir las ayudas del POSEI, o las más conocidas subvenciones, para aminorar la cuantía de la cantidad de fruta que se podía retirar del mercado a menos de la mitad, de la que estaba preestablecida prácticamente desde que se inició la organización común del mercado a primeros de 1993, donde se establecía aproximadamente un 5% del total de la producción como opción para ser retirada o destruida y en la actualidad donada a bancos de alimentos.

Pues con esta ingeniosa maniobra de presión sutil, sobre las organizaciones plataneras, el gobierno consigue la reducción de porcentaje de “Pica del 5% al 2% del total de los kilos producidos durante todo el año que es lo que se permite actualmente” lo que consiguió un mayor esfuerzo en la venta del plátano por parte de sus respectivos vendedores, debido a que también se suman los incentivos con el mismo dinero por kilo, con el que se ayuda por parte de Asprocan a la retirada de la fruta (ya que teóricamente es fruta que no está destinada a ser comercializada y estos 15 céntimos por kilo va destinado al costo que tiene para el productor la temida retirada de la misma) y que ahora van comercialización fuera de las fronteras del mercado tradicional, que no es otro que el peninsular .

En resumidas cuentas, se ha buscado la manera de fomentar la búsqueda de alternativas, para que a los agricultores les llegue un retorno económico aceptable y conseguir que a la misma vez puedan mejoran sus plantaciones y también sus vidas, estancadas por los malos precios durante años .

Algunos dirigentes del subsector, parece que convencen a sus productores para seguir pagando por trabajar, como lo más habitual.

Ahora parece que el subsector tiene el peor enemigo dentro de sus propias filas, porque el hecho de que no tienen un hábito, de que haya una regularidad tan mantenida en el tiempo en el que se les abonara su fruta por parte de sus cooperativas a unos precios razonables, hace que incluso algunas voces dentro de sus propios dirigentes están diciendo que se les “está pagando excesivamente bien”. Esto hace a los productores del plátano un blanco especialmente fácil para aquellos, que por intereses propios o de otros, que pagan sus facturas,” intenten colar viejos miedos” para darle un final, a esta situación tan beneficiosa para la economía de Canarias.

Mucho esfuerzo para dar lo mejor de un producto como nuestro PLÁTANO DE CANARIAS.

Miedos como; “Que los precios van a bajar de un momento a otro”, o “que las ayudas o subvención van a verse afectadas si continúa está longevidad en precios óptimos para los agricultores” etcétera,.

Tengamos en cuenta que siempre hay quien obtiene sus beneficios ,en los perjuicios de otros, moneda de cambio que coge más peso cuando es avalada en ocasiones por la situaciones que de una manera repetitiva ocurren casi sistemáticamente en este importante pilar económico de unos 8000 Agricultores directamente y muchísimas más personas indirectamente en el archipiélago Canario, que no es la región ultraperiférica con más recursos precisamente, debido como el resto de España a una pésima y continua mala gestión política.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s