CUANDO LOS REFUGIADOS ÉRAMOS NOSOTROS.

En España llevamos décadas recibiendo emigrantes de distinta procedencia. Su destino, no necesariamente España, que sirve de puerta de entrada hacia el resto de países europeos.

Si le ponemos datos a este flujo de personas, el INE destaca que 532.482 inmigrantes llegaron a España en 2017 con nacionalidad principalmente marroquí (con 39.847 llegadas), colombiana (34.210) y la venezolana (31.468).

La mayor parte de estas personas dejan atrás sus países, consumidos por las guerras o las crisis económicas.

Si hacemos un poco de memoria histórica, España no ha sido siempre el país desarrollado que conocemos en la actualidad. Puede que en nuestros días pensemos que la economía no marcha bien, que no hay trabajo, que la sanidad funciona mal, y un largo etcétera. Pero si dirigimos nuestra mirada a Siria o Venezuela, quizás podríamos entender que existen otros países donde la situación no permite un modo de vida digno.

Este flujo de personas hacia nuestro país ha generado una división de opiniones, unas carentes totalmente de empatía hacia esta población y otras más respetuosas.

Continuamos haciendo memoria histórica y viajemos hacia la década de los años 30-40 del siglo pasado en nuestro país. Época en la que España estaba sumida en la guerra y la posterior posguerra, con un país destrozado carente de lo necesario para llevar una vida digna. Todo ello impulsó a los españoles a cruzar nuestras fronteras en busca de una vida mejor.

Son muchos los casos documentados que se pueden comparar con los inmigrantes que llegan a nuestro país. Distintos personajes, pero una misma historia. Así según recoge Alicia Alted en “La voz de los vencidos: el exilio republicano de 1939” los exiliados españoles fueron un problema económico y político desde el primer momento para Francia, que no había previsto “ningún dispositivo para hacer frente a un éxodo como el que se produjo a principios de 1939”. Además, “una parte importante de la población francesa se mostraba contraria a la admisión de estos españoles por considerarlos un peligro político y una lacra social”. Por estos motivos, el país se mostró “especialmente interesado en fomentar la repatriación a España o la reemigración a terceros países”.

Otro ejemplo lo encontramos en el relato de Paul Preston en “El holocausto español”, “decenas de miles de hombres, mujeres y niños republicanos huyeron de España. El barco con más gente era el Stanbrook, que partió de Alicante con 2.638 refugiados. “La cubierta estaba ocupada hasta el último rincón, al igual que las bodegas, por lo que la línea de flotación estaba muy por debajo del agua”. El buque llegó a Orán, Argelia, donde “las autoridades francesas le negaron el permiso para desembarcar a sus pasajeros”.

El barco Stanbrookcon 2638 emigrantes españoles a bordo.

Un suceso muy similar a este ocupó páginas en diarios y noticieros en nuestro país hace unas semanas atrás. La historia se repite, pero en la actualidad cambian los personajes.

La bibliografía de las penalidades de los emigrantes españoles es muy amplia, e internet está lleno de imágenes de semblantes de españoles rotos por el dolor y la desesperación.

¿Realmente somos tan pobres y estamos tan necesitados como aquellos que cruzan nuestras fronteras para no ofrecer ayuda? ¿ Es posible pensar que una de las soluciones pasa por reparar el daño que Europa ha hecho a lo largo de la historia a estos países? ¿Sería una solución la regulación de los flujos migratorios, como en su momento hizo Alemania con España? No debemos olvidar que el envejecimiento de la población española es alarmante, y que quienes hoy rechazan radicalmente la entrada de inmigrantes, posiblemente los necesiten el día de mañana, tal vez en una residencia para sostener la cuchara con la que les den de comer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s