MENTIRAS Y FANATISMO INUNDAN LAS REDES.

Las mentiras inundan las redes sociales y los partidos políticos, a veces las usan a conciencia para desacreditar al partido contrario.

Por desgracia el título de este artículo es una realidad en nuestros días, la posibilidad de crear un blog digital por muy poco dinero y democratizar la idea de que cualquiera da información sea cierta o no, sumada al algoritmo de Google que de un modo aleatorio coloca su publicidad en las páginas o artículos más visitados, los cuales previamente han sido pagado por empresas con más o menos renombre, han abierto una veda a personas con una clara tendencia a la xenofobia o al racismo.

“A veces somos racistas casi sin saberlo y cualquier detonante nos sirve para justificarlo”.

“Los títulos de los artículos con carácter polémico o bastantes dudosos, son los atrapa clicks perfectos, para que los lectores abran el artículo, aún sabiendo que dichos títulares tienen muchas posibilidades de ser falsos”, y lo mismo si el lector tiene tendencias a ser racista o extremista en sus criterios, busca ansiosamente información que reafirme sus opiniones particulares, y aún siendo un ser humano con unos criterios mucho menos radicales, la curiosidad nos puede llevar a abrir el artículo para ojearlo.

Aunque Europa se ha beneficiado del petróleo y de otras riquezas que hay en otros países, no queremos ni oír sus problemas .

Estás empresas o personas que se dedican, muchas veces a sembrar odio, racismo y mentiras, que en muchas ocasiones pueden llegar a destrozar la vida de famosos, o particulares, por triste que pueda sonar, lo único que persiguen es que Google les pague por publicitarse en sus páginas. El problema mayor es que las televisiones y las radios locales no suelen contratar periodistas, sino aficionados que en la mayoría de las ocasiones no tienen ni siquiera tiempo para contrastar los artículos con titulares extraños, porque realmente no suele ser su medio de vida esta profesión de presentador o locutor, tan solo un hobby más en su vida diaria.

El juego de la desacreditación se ha normalizado.

En resumen,” una cadena de circunstancias que termina por arruinar la vida a muchas personas”, que solo son la víctima del negocio de unos y el fanatismo de otros, que estaban escondidos en una sesión oscura de la sociedad, pero que las redes sociales se han encargado de darles voz y una vez se ven respaldados por más personas con criterios similares, están resucitando sentimientos tan peligrosos como los mencionados en el titular de este artículo. Esperamos fervientemente que el gobierno tome cartas en el asunto y ponga algún tipo de freno a esta situación creciente y disparatada.

Mentiras sensacionalistas abundan en las redes sin pensar en los daños colaterales.

Entendemos que es muy complicado filtrar todo el volumen de información, que nos llega a diario por los diferentes medios audiovisuales, pero crea una situación de inestabilidad tanto a nivel político, social o cultural , que transforma poco a poco a nuestro país en un tren a punto de descarrilar, si alguien no es capaz de paliar está curiosa manera de conseguir beneficios que avivan la intolerancia y desigualdades hacia los demás, siendo este un mal endémico que deberiamos erradicar de la sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s