La campana de “La verdad”.

Esta apasionante historia comienza cuando un barco, de nombre “La Verdad“, fue botado el 12 de abril de 1873, naufragando más tarde en 1899 en las costas de las Islas Bermudas, cuando retornaba a La Palma desde Cuba.

Fue fabricado en la isla de La Palma, en Astilleros Palmeros, que por aquel entonces eran de los más famosos después de los de la costa Atlántica Andaluza y los del norte de España.

Sus artesanos eran de los más valorados en el oficio, siendo la campana forjada en la Isla, y el barco de los últimos que se construyeron en aquel siglo.

En nuestros días entra en juego nuestro héroe, “el señor Cops”, de profesión abogado y de procedencia norteamericana. Destacan entre sus aficiones, los temas que están relacionados con lo naval, adquieriendo una campana por una elevada cifra en una subasta , con el nombre inscrito “La Verdad en ella.

Dado qué su profesión (abogado), tiene una relación directa con la palabra “La verdad”, ya que supuestamente es lo que se persigue siempre que se lleva a efectos un juicio, comienza a indagar, llevando a cabo una búsqueda casi de carácter quirúrgico, por lo meticuloso de la misma .

Se encuentra con “Carmen”, la gerente del museo naval, empresa externa al Ayuntamiento, que se presentó en su día a un concurso público, logrando adjudicarse la gestión, tanto del museo Naval, como del museo de la Bajada de la Virgen de Santa Cruz de La Palma, siendo Carmen la que ostenta el cargo de directora.

Nuestro héroe “Cops”, quizo devolver La Campana de nuevo a su origen inicial en un gesto altruista ,pero tiene que partir, por falta de tiempo, por lo que más tarde Carmen, se pone en contacto con una fundación de Huelva, “Victoria” que está haciendo actualmente la Travesía de Colon, en una de las replicas exacta de las famosas carabelas con las que hizo esta ruta en su día , la conocida “ Santa Maria”, hace ya 525 años.

Esten este hecho contiene una doble simbología, ya que trae La campana en su interior, haciendo un alto en la isla de La Palma de camino a las Américas.

Una historia llena de pasión por dar vida de nuevo, a un bello objeto impregnado en sí mismo de una parte crucial de la historia, con varios contratiempos, pero a la misma vez salpicado por un cúmulo de casualidades, que hace que esta romántica historia tenga un final feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s