Billy el niño, corta pero intensa vida de una leyenda.

William Henry McCarthy, conocido por Billy the Kid o Billy el Niño (23 de noviembre de 1859 – 14 de julio de 1881), fue un vaquero estadounidense que terminó por ser una leyenda al convertirse en un forajido.

Su familia materna provenía de Irlanda. Como en la mayoría de familias pobres de la época, los McCarty buscaron mejor suerte en el oeste de los Estados Unidos. En 1870 se desplazó con su madre Catherine y su hermano a Wichita (Kansas). Allí crearon un modesto negocio, concretamente una lavandería y dando hospedaje en su casa a ciudadanos.
En 1874, sin embargo, Catherine falleció a causa de tuberculosis y Antrim, que era el padrastro de Billy, ya que su madre llego ya viuda desde Irlanda, se marchó a Arizona, abandonando a ambos hermanos. Billy, de 14 años en ese momento (o 12, pues su fecha de nacimiento es probablemente falsa y puede ser que Billy naciera incluso en 1862).

Sobrevivió trabajando en un hotel lavando platos y realizando otras laborales que también estaban mal pagadas. Bajo estas circunstancias fue como le dió inicio a su vida delictiva, cometiendo robos de poca importancia y aunque algunas veces fue arrestado por estos hechos, pronto lo dejaban en libertad.

Tiempo después comienza con los atracos , y probablemente cometió su primer asesinato para vengar la muerte de un hombre que en su momento le dió trabajo. Todo ello llevó a ir aumentando gradualmente la gravedad de los delitos que iba perpetrando. Comienza su andadura como componente de una banda de forajidos en el condado de Lincoln y pronto se le hubo puesto precio a su cabeza.

Sheriff Pat Garrett.

Anduvieron dos años tras su pista. Un sheriff llamado “Pat Garrett”, logró darle caza en 1880, siendo Billy condenado a la horca. El 28 de abril de 1881 asesina a dos representantes de la ley, consiguiendo escapar de la cárcel, fuga la cual no duró mucho porque el 14 de julio, El sheriff “Garrett” dio nuevamente con su paradero en Fort Summer, dándole muerte de un disparo certero con una escopeta en el estómago, según contó el susodicho agente de la ley en sus memorias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s