GUERRAS DE COOPERATIVAS EN LA PALMA.

Han transcurrido ya unos años después del 1 de enero de 1993, cuando España entró en la OCM, (organización común del mercado europeo ). Aunque Canarias quedó fuera hasta que no se hizo la organización común del mercado del plátano, que fue el 31 de diciembre de 1995, tuvo las mismas ventajas que antes de entrar en la CE, a no ser que se exportara a países comunitarios, el mercado nacional se reservó para el plátano de Canarias hasta el citado 31 del 12 de 1995.

Han pasado más de 23 años desde aquel acontecimiento y en este año 2018 se comienza a ver un giro en los acontecimientos. Solo después de la entrada en juego de una plataforma que buscaba un precio digno para los agricultores de este subsector del plátano , creada por un agricultor de Tijarafe (Juan Carlos Rodríguez) , el 29 de febrero del 2016 y que continúa en actividad mediante la unión de los agricultores hasta hoy en día.

Analizando los hechos, no acertamos a saber si de un modo aleatorio o quizás haya sido el detonante, que la creación de la plataforma unido a la actuación en firme de la Consejería, con Narvay Quintero junto a Abel Morales, que ostentan los cargos de Consejero y Viceconsejero respectivamente del sector primario del Gobierno de Canarias, haya tenido lugar un giro inesperado en la situación de los plataneros en la Palma.

Después de un largo periodo de precios ruinosos para los agricultores, muy inferiores al precio que les cuesta producir los ricos Plátanos de Canarias, tenemos un despunte de los precios en forma ascendente.

Con una previsión de mantenerse en el tiempo fuera de toda lógica, ya que el mercado está rozando los 9.000.000 de kilos que se exportan semanales desde Canarias  al mercado nacional, y en pequeñas partidas a algunos países comunitarios.

Antes, con estas mismas cifras, se estaría retirando fruta del mercado, siendo la “pica” o la donación a los bancos de alimentos, lo habitual para los vilipendiados agricultores. Estos veían impotentes, como sus OPPs, (Organizaciónes Productoras Plataneras), colocaban su fruta en el mercado tirando los precios hacia abajo, para competir como si se de empresas privadas se tratasen, con la OPP vecina.

Esto llevó a una situación que ya de por sí era insostenible, generado un goteo de agricultores a la fuga del subsector, que poco a poco abandonaba el plátano en busca de otros cultivos o trabajos que sí pudieran sostener la maltrecha economía familiar.

Parece que la situación ha tomado una vertiente diferente, donde a pesar de que las cooperativas están claramente compitiendo, estas intentan pagar lo máximo posible al agricultor, o al menos, esa es la situación que se palpa en el ambiente.

Con ello, en estos momentos en la isla bonita, Covalle es la cooperativa que se lleva el gato al agua, regentada actualmente por Don Juan Vicente. Poniendo un símil con la fórmula uno, las demás cooperativas van a rebufo, situación que por otra parte favorece realmente a todos los ciudadanos en Santa Cruz de la Palma, ya que en esta isla en particular, más del 60% de la economía procede del nutritivo y energético Plátano de Canarias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s