Historias del cielo Palmero

LA OSCURIDAD QUE NOS TRAJO “LA LUZ”

Corría el 2 de octubre del año 1959 y Julia de Paz Rodríguez y sus hermanas habían decidido subir temprano a Los Corralitos ( parte alta del monte de Las Lomadas en San Andrés y Sauces ), pues con lo despejado que había amanecido el día, parecía que iba a hacer calor y había que bajar unos cuantos fejes de monte para los animales.

Tomaron sus enseres y sus grandes pamelas de paja para protegerse bien del sol y se dirigieron al sitio. Una vez allí y localizada la parte donde el monte estaba bien verde y fresco se pusieron a la labor.

Ya habían juntado un par de buenos fejes de monte cuando de repente, extrañadas empezaron a oír el canto de los grillos y como el ruido de las aves de la zona comenzaba a dejarse de oír. Empezó a oscurecerse hasta tal punto que casi no se veía nada y una de las hermanas gritó: – ¡Julita, Julita, es el fin del mundo!

¿Como iba a ser posible que si acababa de amanecer hacía unas cuantas horas, ya fuera de noche otra vez?

– ¡Esto es cosa del diablo!, gritó otra de las hermanas y enseguida todas se pusieron de rodillas y empezaron a rezar mientras sollozaban entre lloros y gimoteos, pensando que allí sería el final de todo aquello que conocían.

Para su sorpresa y creyendo que sus rezos habían surtido efecto, minutos después la luz del sol comenzaba a brillar de nuevo con la misma fuerza que lo había hecho hasta hacía un rato. Salieron despavoridas monte abajo, dejando incluso los fejes atrás solo con el pensamiento de llegar a casa, guarecerse y contar lo sucedido a la familia.

Una vez en casa las mujeres contaron lo sucedido. Su madre, también atemorizada las calmo y tranquilizó pues ella se había enterado por otros vecinos que había habido un eclipse de sol.

Pobres mujeres, desgraciadamente por los años que corrían casi no habían ido a la escuela y con mucho esfuerzo habían aprendido a leer y a escribir. ¿Que se iban a imaginar que aquello que le había sucedido era un eclipse de sol y cuánto menos que era un hecho común y frecuente en determinadas épocas del año?

Los periódicos de la época ya hablaban que el 2 de octubre de ese año se produciría un eclipse solar en las isla, pero no todo el mundo tenía acceso a ellos y a muchas personas les pilló por sorpresa , tanto por el desconocimiento del hecho como por su naturaleza.

Tan sabido era que si iba a producir el eclipse, que muchos científicos del mundo llegaron a las cumbres de la cercana isla de Tenerife y también algunos a la isla de La Palma, para estudiarlo y llevar acabo observaciones que arrojarían mucha información para conocer este hecho. Incluso un avión procedente de EE.UU. vino a las islas y sobrevoló el cielo a unos 20km. de altura para observar el eclipse con más precisión.

Este eclipse fue la primera oportunidad que se tuvo para conocer, que los cielos de las islas eran magníficos para la observación astronómica y dio paso, casi tres décadas después a la primera ” LUZ ” de los afamados Observatorios del Roque de Los Muchachos en La Palma y de Izaña en Tenerife.

CONTINUARÁ…

( La historia relatada es verídica )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s